jueves, 18 de diciembre de 2008

Mi boda, los Carnavales y Felo

Sali en libertad un Sabado 5 de Diciembre de 1970.
Habia pasado el año 1970 completo preso y me sentia aliviado que escapé de la zafra. 18 meses fuera de calle y de una vida normal.
Ya estaba en libertad para casarme y vivir una vida tranquila, dentro de lo que cabe en un pais como Cuba.
Antes de salir en libertad, ya se estaba planeando mi boda.
Pero yo le dije a mi mamá que como me iba a casar, si yo no tenia un centavo para eso.
- Cuando salgas te van a regalar muchas cosas y tu veras que te podras casar.
Yo solo creía en lo que tenía en el bolsillo y como no tenía nada, pues no creía en nada.
Mi mamá estaba loca par casarme con tal de que me tranquilizara y tanto lo planeó, que asi se hiso.
Me casé el 12 de Diciembre de 1970 una semana exacta del dia de mi libertad.
Cuando me casé existía en Cuba lo que le llamaran La "Danza de los Millones".
Cualquiera tenia miles de pesos, pero no habia donde gastarlos.
Solamente recibí un regalo el dia de mi boda y fue un par de zapatos que me regaló mi hermano Vladimir.
Todo lo que me regalaron aparte de esto fue dinero.
Cuando llegue al hotel, conte mas de $42,000 pesos
¿Que hacer con tanto dinero si no habia donde gastarlo?
Esa pregunta me la hacia todos los dias.
Pase mi Luna de Miel en el Hotel Riviera y el Hotel Flamingo del Vedado.
Tremenda mierda, ya que lo único que se podia hacer en el Hotel, era comer, no había
ninguna diversión.
Ese año fue muy duro en Cuba. Yo salía con Teresita, mi esposa, y caminabamos por todo el Vedado, buscando donde gastar el dinero.
¡Que clase de mierda de pais!
A los dos ó tres dias de estar de regreso de la luna de miel, me tocan a la puerta de mi casa y cuando abro, era la Presidenta del Comité de Defensa de la cuadra, que venía para que yo firmara los papeles de ingreso al Comite de Defensa que ya estaban llenos y faltaba
solamente la firma. Yo me quedé frío, ya que nunca había pertenecido al Comité, ni a ninguna organización del Gobierno.
-¿Quien llenó esos papeles?-, le pregunté y me respondió que mientras nosotros estábamos de luna miel, MI MAMA había ido y me había inscrito en el Comité porque yo llebaba años de viaje.
Se pueden imaginar que locura.
-Mire, le respondí a la señora- Yo no se si ustedes lo saben, pero yo acabo de salir de la prisión y con una baja militar deshonrosa, lo que no creo que me haga apto para pertenecer al los CDR.
La mujer se quedó pensando y no creía lo que estaba oyendo.
- ¿Ud conoce a la señora Adamina?, me preguntó.
- Claro que la conozco, es mi madre, lo que pasa es que ustedes no lo saben, pero mi mama ha estado enferma de los nervios y estubo recluida en el Hospital Galigarcia (Hospital de Locos)
y salio hace poco, así que discúlpenla y no le hagan caso.
Todo estuvo bien hasta que llego a oidos de mi mama lo que yo habia dicho y fué a mi casa a reclamarme que como yo había dicho que su madre estaba loca.
-Solamente a una loca o comemierda como tu se le ocurre que despues de todo lo que he pasado me meta en los CDR, donde nunca he estado. Tienes que estar loca de remate.
Todo esto fué gritado y el escándalo llamó la atención de la gente del comité que llegaron a la conclusion de que algo andaba mal entre mi mama y yo. Cosas de Adamina.
Teresita llevaba mucho tiempo viviendo sola. El abuelo murió estando yo preso y Jorge, el hermano se casó y se fue a vivir para la casa de la esposa, Lourdes, amiga mía de muchos años.
Los vecinos estaban locos por saber de donde había salido el esposo de Teresita, a que me dedicaba y en fin, entrar en la confianza de estar chismeando lo que hacias o no.
Todas las mañanas cuando salia de la casa para el trabajo y en camino a la parada de guaguas, había una señora de la esquina que me saludaba con mucho carino, pero yo ni la miraba.
Nunca me gustó que se metieran en mi vida y menos ahora que estaba casado y vivia en
una cuadra donde nadie me conocía.
-Buenos dias,- me decia la mujer, y yo seguía de largo y no le contestaba el saludo.
Cada dia se repetía lo mismo, hasta que un dia parece que la mujer de todas formas quería entrar en “guara” conmigo y se me para en el medio de la cera con la escoba en la mano y repetia:
-Buenos dias
No pude evitarlo. Solo empujándola me libraba de ella.
-¿ Nosotros nos conocemos?
-Si, si, yo soy Emilia y Ud es el esposo de Teresita.
- Si, pero ¿alquien nos ha presentado?
-No, lo que yo se es que Ud es el esposo de Teresita por eso lo saludé.
Entonces le respondí :
-Por favor, si nadie nos ha presentado, trate de no hablar conmigo. Ya tengo demasiados amigos y no me interesa tener nuevos.
SANTA PALABRA, la vieja me mira con tremendo odio y más nunca me mira la cara, aunque de verdad era tremenda chismosa, ya que el barrio entero, se entera el incidente y decian que el marido de Teresita era un ogro.
En esa cuadra, como en todas en Cuba, los vecinos eran unos chismosos que estaban integrados a la revolución de una forma u otra. Yo no queria confiancita con nadie.
Teresita me dijo que los únicos gusanos de la cuadra eran Candy, la vecina de al lado que vivia por muchos años allí, y unos gallegos de la esquina.
Todos los demas eran metralla. Y despues con el tiempo, comprendí que era verdad, pero que habia muchos gusanos “tapiñados”
Eso era una cosa que nunca comprendí en Cuba. Yo no estaba con el gobierno, ni aceptaba las estupideces que imponia Fidel Castro, pero por eso no te metian preso, a no ser que hicieras algo contra la revolución. Bueno o malos, ellos eran los que gobernaban y o estabas con ellos o en contra.

REGRESAN LOS CARNAVALES
En julio del año 1970, estando yo preso el gobierno saca a relucir los famosos carnavales de Cuba. El gobierno los organizó para celebrar la zafra de los 10 millones que no fueron. Antes de dedicarnos a convertir, una vez más, el revés en victoria, nos merecíamos un poco de diversión.
El perico estaba llorando, cómo no iba a llorar si los mayimbes se lo llevaban a Camagüey. American woman, Mama, Let it be. Se meneaba el agua en la batea, oh Marilú.
Estas eran frases de canciones famosas de esa época.
Cuando prendieron el mechón, voló la cerveza de los vasos de cartón. Las bengalas alumbraron la noche y llovieron los navajazos y los cascazos de la policía. A los guardias les avisó Felo, un tipo duro en La Habana, muchos años antes de que le lanzaran una lata de meao por chivatear antenas parabólicas.

FELO, UN TIPO DURO EN EL AMBIENTE
La delincuencia en Cuba ha existido toda la vida. Unos más, otros menos, pero siempre existió.
En Cuba para estar preso solamente había que estar en la calle.
A finales de los años sesenta existia un personaje que llegó a ser famoso en el ambiente delictivo de la calle. Felo. Este señor era un tipo super-buenísimagente que estaba en todos las fechorias que existian en La Habana. Vendía mariguana, robaba, estaba en todos los contrabandos de cualquier cosa, compraba robos y vendía tambien. En fin, una joyita.
Este tipo estuvo preso en 1969 cuando lo conocí en la prisión de Guira Uno.
No recuerdo porque estaba preso.
Resulta ser que el tal Felo, era un agente del DTI (Departamento Tecnico de Investigaciones)
¿Se imaginan eso? Organizó una redada en el Parque Central de la Habana donde hubo más de trecientas personas presas y la delincuencia en Cuba se paro por completo por varias semanas.
Despues de esta redada salio en el periódico la historia de este personaje y sus hazañas.
Años despues en los 90, me enteré que le tiraron una lata de meao por chivatear a un vecino que fabricaba antenas parabólicas. El personaje ya estaba viejo y la gente decian que dejaran al viejo tranquilo, sin pensar que este viejo había hecho todo el daño que pudo y la gente no lo perdonan.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario